Iterando a la Web3

Hace un par de años escribía la entrada Redes Sociales 2020: Desafección y Evolución en la que compartía mi inquietud sobre la situación a la que habían llegado los medios sociales nacidos en la etapa Web2 desde la perspectiva de mi experiencia como usuario individual: automatización del discurso, intrusión publicitaria, escasez de contenido de valor, inquietud por la privacidad, demasiado egocentrismo, permisividad con el anonimato, algoritmos arbitrarios, discursos de odio, falsas noticias, manipulación social y política, etc.

El documental de Netflix lanzado unos meses después en ese mismo año y titulado El Dilema Social retrataba perfectamente los dos últimos puntos que acabo de señalar:

El caso es que ya entonces sentía que la esencia que me atrajo de forma entusiasta a entrar y participar en estos espacios quince años atrás se estaba desvaneciendo: socialización, participación, conversación, adquisición de conocimiento, acceso global, relación horizontal entre pares, respeto y reconocimiento, construcción e inteligencia colectiva, etc.

Sólo considero que hay dos sectores en los que, a pesar de todo lo anterior, las redes sociales que todos conocemos no sólo han mantenido sino que han incrementado aún más su valor: tecnología y salud.

Ahora me he dado cuenta de que, en general, la era Web2 está agotada; y que esas redes difícilmente lo van a poder arreglar por la sencilla razón de la naturaleza de su propio formato tecnológico: son empresas centralizadas. Y la cuestión de fondo es esta: los usuarios individuales nos hemos vendido a un puñado de compañías tecnológicas cediendo todos nuestros datos a cambio del uso gratuito de sus plataformas. Vamos, que de gratis nada. Y además, estas empresas han hecho verdaderas fortunas mercadeando con la información que hemos ido generando y compartiendo.

Nosotros fuimos los generadores del efecto de red…pero no hemos recibido ninguna compensación ni por nuestros contenidos, datos, atención, contactos e interacciones, ni en definitiva por sostener el valor y los beneficios que han generado estas plataformas durante todo este tiempo. Parece injusto, ¿verdad?

Y recordar también que algunas de ellas han estado expuestas a alarmantes brechas de seguridad que han dejado al descubierto nuestra privacidad.

Todos hemos ido creando un “yo virtual” con nuestra actividad en redes sociales y demás plataformas tecnológicas. Y ese yo virtual puede saber — o sabe — más de ti…que tu mismo. El problema reside en que tu yo virtual no es de tu propiedad.

Don Tapscott

Pero ahora nos adentramos en un momento de cambio fascinante al que os invito que os suméis. Cierto que está en sus inicios, pero creo sinceramente que es la solución a la mayor parte de los problemas de la Web2 y no sólo en lo referido a redes sociales, sino a servicios hasta ahora puramente centralizados como navegadores Web, sistemas operativos, comercio electrónico, almacenaje en la nube, plataformas de servicios agregados en áreas como el alojamiento o la movilidad, sistemas de mensajería instantánea, entretenimiento por video o audio streaming…y por supuesto el sistema financiero tradicional.

Incluso a partir de ya vamos a poder ser parte de las nuevas empresas autónomas descentralizadas DAOs, participando en su gobernanza y siendo también beneficiarios de sus resultados y logros.

Como afirma la infografía extraída de este reciente informe de la empresa de capital riesgo a16z , la Web3 nos va a devolver nuestros derechos de propiedad y de soberanía. Vamos a ser poseedores de un trocito de Internet. Ya se habla abiertamente de la nueva Ownership Economy facilitada por la adopción de la tecnología Blockchain.

Me encanta este vídeo en el que el reputado empresario e inversor en Internet Chris Dixon habla sobre Web3 en una entrevista con D3Network. Cuenta de forma muy didáctica por qué hemos llegado a ella y cuáles son sus características y beneficios para los usuarios. ¡No te lo pierdas!

Es cierto que se discute sobre si no nos estaremos enfrentando a otra burbuja tecnológica. Para mi que es el mismo escepticismo, desconocimiento — y temor — que sobre las plataformas Web2 y la emergente economía digital se vivía en 2007/2008. Yo estoy convencido de que estamos en los inicios de la verdadera revolución y que esta sí que va a remover los cimientos de lo establecido. Y creo que para mejor, sobre todo porque lo que hay detrás es la verdadera integración de la tecnología con el individuo como consecuencia del inevitable darwinismo digital.

En la próxima entrada de blog y continuando con la temática Iterando a la Web3 compartiré con vosotros algunas de las primeras iniciativas de redes sociales descentralizadas que ya están en marcha, además de su potencial y beneficios para los individuos y las empresas y marcas. En esas redes seremos nosotros los recompensados por el tiempo que pasemos en ellas y por los contenidos y datos que compartamos.

Con ellas llevo experimentando y aprendiendo desde hace pocos meses. Haré también una reflexión sobre si las actuales redes sociales pueden evolucionar y abrazar este principio de poner de verdad y por fin a sus usuarios en el centro.

Mientras tanto, y de nuevo: si os apetece que charlemos y discutamos en más profundidad sobre este tema hacédmelo saber y organizamos un encuentro online para ello.

Hasta pronto 👋

Ángel González

--

--

Web3, Branding, Social Media, Advertising, Managing Change, Entrepreneur, Keynote Speaker, Business Romantic, Blogger.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Ángel González

Ángel González

1.1K Followers

Web3, Branding, Social Media, Advertising, Managing Change, Entrepreneur, Keynote Speaker, Business Romantic, Blogger.