Social Media y Profesionales de la Salud 2.0

En España este movimiento no tiene nada de nuevo, habiéndose ya iniciado allá en 2008 por médicos pioneros en la blogosfera sanitaria española como Ana González Duque, Rafael Bravo, Fernando Casado, María José Alonso, Julio Mayol, Sergio Vañó, Raquel García Bravo, Rosa Taberner, Enrique Gavilán, Carlos Javier Matabuena, Salvador Casado, Anabel Salazar, Julio González Sánchez y tantos otros que decidieron abrazar la web social para seguir creciendo como profesionales, como personas, y también para emprender un nuevo enfoque hacia la colaboración con los pacientes y sociedad en general en la gestión de la salud, tanto en el plano del tratamiento de enfermedades como en el de la prevención.

Eric Topol, prestigioso cardiólogo americano, habla del proceso de Destrucción Creativa que estamos experimentando en el sector de la salud como consecuencia de la transformación digital. Destruir para volver a

construir una medicina mejor, aún más eficiente…y mucho más humana. Un proceso co-liderado por el binomio médico-epaciente.

Lejos de ser un pequeño segmento dentro del colectivo global de profesionales sanitarios, los médicos, enfermeras, farmacéuticos 2.0 y otras especialidades no paran de crecer en número e influencia. Incorporan estas herramientas para mejorar su práctica clínica, crear su identidad digital, vivir el sentimiento de pertenencia a comunidades que son ecosistemas digitales abiertos o cerrados (redes sociales nicho), colaborar en estrategias de abordaje terapéutico, validarlas con sus pares y conectar con colegas de distintas especialidades que viven y trabajan en todas las partes del mundo.

Además, lideran una corriente de opinión en la que demandan un cambio de formato en la relación con los proveedores de productos y servicios de salud, en concreto con la industria farmacéutica. Saben que deben entenderse porque el uno y el otro se necesitan. Pero expresan su hartazgo de la relación basada en la interrupción, en la dispensación de materiales promocionales irrelevantes y sesgados, en el sentimiento de que quieren ser influidos en sus criterios clínicos de prescripción. Y además, todo lo anterior lo expresan públicamente, en la Web Social.

Lo hacen en abierto y crean hilos de conversación sobre los que la industria farmacéutica al menos debe estar al tanto, escucharlos y aprender sobre ellos para replantear su nueva relación con los profesionales sanitarios.

En la próxima entrada de este blog abordaré mi visión sobre la figura del paciente empoderado y del interés de la sociedad general en formar parte del sistema de salud. Cómo se expresan, a qué fuentes acuden, su deseo en participar en decisiones relacionadas en prevención y en gestión de patologías.

Ángel González

Advertising, Social Media Marketing, Branding, Managing Change, Entrepreneur, Keynote Speaker, Business Romantic, Blogger.