Un movimiento silente e impaciente

Vivimos inmersos en un escenario de cambio de paradigma radical, de lo que algunos llaman el darwinismo digital.

El acceso universal a las nuevas tecnologías, el deseo de conectividad y socialización a través de las mismas, está transformando todas las industrias.

Además, el eje de poder de cada una de ellas está cambiando hacia una horizontalización, una distribución ponderada del mismo. El yo individuo tiene acceso a la tecnología y a través de la misma satisface la necesidad de expresarse libremente, de formar parte de la sociedad del conocimiento no sólo por la accesibilidad al mismo sino por la posibilidad de generar contenidos, crear corrientes de opinión y sentir la fortaleza de pertenecer a comunidades de “pares”.

Es la nueva economía de la colaboración, que llevada al terreno de la salud cristaliza en lo que conocemos como la nueva medicina participativa. Este concepto es un movimiento imparable y está afectando a todos los actores de la cadena de valor de la salud: desde el paciente, a los profesionales de la salud, sociedades-asociaciones del sector, periodistas, publicitarios de salud y por supuesto a la industria farmacéutica.

Todos esos actores tienen que reinventarse — algunos ya lo están haciendo — para seguir jugando un papel relevante en el sector. Es más tarde de lo que piensas, que dice mi admirado Nigel Barlow.

Destacar que este movimiento, ya iniciado en 2007, lo lideran hoy por hoy pacientes, población general, profesionales de la salud, periodistas y medios de comunicación de salud y bloggers del sector Health.

Sin embargo, y salvo contadas excepciones, la industria farmacéutica no sigue ese ritmo de evolución. El desconocimiento, a veces la pura procrastinación, el argumento a los marcos legales nacionales e internacionales, el foco en lo puramente táctico, el “siempre se hizo así”, la visión exclusiva de la tecnología (Twitter, FB, etc) y no de la foto grande (la salud colaborativa) les está llevando a perder la gran oportunidad de ser un agente activo y protagonista de dicho cambio.

Eric Topol, prestigioso cardiólogo americano, habla del proceso de “Destrucción Creativa” que estamos experimentando en el sector de la salud como consecuencia de la revolución digital. Destruir para volver a construir una medicina mejor, más eficiente y más humana.

You dont ́need a digital strategy. You need a Digitally Transformed Company

Vivo en un mundo de ensoñación y fantasía, así que por favor aleja tu realidad de mi

Advertising, Social Media Marketing, Branding, Managing Change, Entrepreneur, Keynote Speaker, Business Romantic, Blogger.

Advertising, Social Media Marketing, Branding, Managing Change, Entrepreneur, Keynote Speaker, Business Romantic, Blogger.